Artículo escrito por Esperanza Gómez, Dietista Integrativa de la Alegría de la Huerta

 Hambre real o fisiológica:

Es producto de la falta de nutrientes en nuestro organismo. No es selectivo. Solamente nos pide comer alimentos para paliar esa sensación de carencia. Aparece en situaciones normales, de forma gradual y no necesita ser satisfecha rápidamente. Una vez que nuestro organismo se muestra satisfecho y lleno de energía, no nos sentimos culpables.

Hambre emocional:

Es una sensación de hambre incontrolable, que nos lleva a darnos atracones, a picar constantemente y elegir productos que no nos convienen. Se trata de un impulso, casi imposible de refrenar y que provoca una sensación de falta de control. (Hay personas que lo verbalizan como una “adicción”)

  • Se come de manera rápida, excesiva y automática
  • Es selectivo.  Siempre nos pide comer un alimento en concreto. Generalmente son alimentos excesivamente palatables, que generan un aumento de dopamina, produciendo una sensación de bienestar, que posteriormente se va a traducir en culpa por haber cedido a comer esos alimentos. Incrementando la rueda del comer emocional (para aliviar la culpa) Ten en cuenta que los productos muy palatables distorsionan las señales de saciedad del cuerpo
  • Aparece de forma repentina.
  • No genera  saciedad.
  • Aparece en situaciones de estrés-ansiedad, aburrimiento, vacío.
  • Sentimos culpa después de haber comido.
  • Suele ser  producto de una rutina, de un hábito que se repite con los mismos horarios y el mismo tipo de alimentos.
  • Suele venir acompañado de estos mensajes:
    • “Tengo mucha hambre y no puedo controlarla”
    • “Por la tarde tengo ansiedad y me descontrolo”
    • ”Necesito un momento para mí – y lo relaciono con la comida”
    • “Tengo hambre todo el día, no puedo controlar la ansiedad que tengo por picar a cada rato”
    • “Me lo merezco, he tenido un día muy duro” – “Me premio”

En el hambre emocional tendemos a comer más en determinados estados emocionales, incluso en ausencia de hambre homeostática. FUNCION:

Buscamos satisfacción o alivio momentáneo a las emociones negativas o preocupaciones a través de la comida

Cuesta aceptar las emociones negativas. Frente a ellas la comida cumple dos funciones

Nos desfocaliza del problema

Actúa como una anestesia que alivia el dolor a corto plazo.

Esta estrategia intentada no soluciona ni elimina las emociones negativas

Suma otro problema: comer de forma compulsiva y desmesurada, entrar en la rueda de sentimientos de culpabilidad, sensación de fracaso, frustración.

Será desde un enfoque psiconutricional, con un trabajo conjunto del equipo de psiconutrición de La Alegría de la Huerta,   Esperanza Gómez, dietista y la psicóloga Ainhoa Cebrecos, psicóloga y profundo por parte de la persona que quiera asumir el compromiso y la responsabilidad de su salud, que se irán dando cambios hacia una relación más saludable con la comida y en consecuencia bajar de peso de una manera natural.

Reserva tu cita en los teléfonos 652750076 y 605726485, estaremos encantadas de atenderte.

0